El Mont Blanc - Chamonix

Ginkgo Biloba, el aliado de los montañeros para el mal de altura


Según los estudios, efectuados por un grupo de físicos y  médicos de Colorado (USA), el Ginkgo biloba contribuye de forma efectiva a la prevención del mal de montaña agudo, ocasionado por una ascensión en altura.

La experimentación se llevó a cabo sobre 40 estudiantes, repartidos en dos grupos diferentes y homogéneos. Un grupo estuvo tratado con la subministración de Ginkgo biloba y el otro con una substancia placebo.

Los estudiantes, hospedados a 1.400 metros de altura, tomaron 120 miligramos de Ginkgo biloba o de placebo, dos veces al día, por un plazo de cinco días, antes de la ascensión al Pike’s Peak (4.300 metros). La cumbre se alcanzó tras un recorrido de dos horas, subiendo con vehículos a motor.

En fin, los resultados de la experimentación rebasaron las expectativas. En el grupo que se había suministrado el Ginkgo biloba, el mal de montaña se presentó en el 33% de los casos, mientras en el grupo tratado con la substancia placebo se dio hasta un 68% de casos de mal de montaña.

Además, el mal de montaña que lamentaron los sujetos que habían tomado el Ginkgo biloba se presentó de forma mucho más leve con respecto a los integrantes afectados, del grupo tratado con placebo.

“Seguramente no es milagroso -nos explica Peter Hackett, uno de los científicos que llevaron a cabo la investigación- pero el Ginko biloba es una substancia segura, no requiere de receta médica y aún es económica. Los datos recolectados constituyen una buena base para seguir estudiando con más precisión sus aplicaciones.

De hecho, además de ser un muy antiguo árbol de Asia, el Ginkgo no sólo sigue adornando jardines en todo el mundo, sino que recientemente se ha revaluado su gran poder terapéutico.

Estudios químicos y farmacéuticos han podido aislar en la corteza y en las hojas de esta planta unos compuestos que ejercen acciones protectoras sobre el aparato vascular, siendo antioxidantes y coadyuvando el paso del oxígeno hacia los tejidos, al igual que indirectamente sobre el sistema nervioso, siendo éste muy sensible a las variaciones de la oxigenación y de la oxidación; además disminuye la viscosidad de la sangre inhibiendo la agregación de las plaquetas, así que resulta importante en curas post-isquémicas (anemia local como las que ocurren en caso del infarto cerebral o del ataque de corazón). Los compuestos más representativos son de dos grupos: los fenoles (flavonoides) y unos terpenes (ginkgolides y bilobalides).

Nos parece bien subrayar el hecho que ambos de esos grupos son importantes para garantizar las acciones terapéuticas, así que en la compra de un producto que contenga el Ginkgo seamos críticos para que nos garantice los efectos requeridos, pues el integrador a base de Ginkgo no puede vantar todas las propiedades curativas si no los contiene todos. De tal manera, cuando queremos estar seguros, tenemos que averiguar que el producto sea graduado por lo menos al 24% en flavonoides y al 4% en terpenes totales.

La ciencia clínica de la herbolaria (fitoterapia) comprueba el uso del extracto seco de Ginkgo biloba, graduado en flavonoides y terpenes, contra la enfermedad de Alzheimer, falta de memoria, problemas de oclusión arteriosa (arterioesclerosis, fenómeno de Raynaud o sea extremidades -manos, pies, nariz, orejas- que se enfrían fácilmente como puede pasar con frecuencia a unos alpinistas cuando suben en montañas altas), neuropatías centrales y periféricas (de tipo metabólico como la diabética, inflamatoria como la  esclerosis múltiple, isquémica como la infartual), mareos de origen cerebral y, como ya vimos, … el mal de montaña.

En este último caso, para prevenir el ya dicho fenómeno de Raynaud, los mareos, el mal de cabeza y la retención de líquidos, parece ser suficiente empezar a tomar el extracto de Ginkgo ya sólo unos días antes de la subida; la cantidad suficiente es de 160 mg. de extracto seco.

Mientras para dar protección antioxidante o ayuda al sistema nervioso, la cantidad tomada tiene que ser doble: 320 mg. diarios.

Sólo tengan cuidado del hecho que el extracto de Ginkgo no está indicado en caso de problemas graves al hígado (como hepatitis) o de coagulación (como hemofilia), cuando se están tomando fármacos anticoagulantes o antiagregantes (como eparina, warfarin, ácido acetilsalicílico -Aspirina®- etc.), ya que los efectos antiagregantes de plaquetas debidos al Ginkgo se sumarían a aquellos mismos del fármaco sintético, pudiendo provocar hemorragia.

Por lo tanto se puede avanzar la hipótesis que el Ginkgo biloba pueda ponerse como substancia de apoyo para integrar un plan de aclimatación o atenuar los síntomas del mal de montaña leve, en substitución de los medicamentos comunes (Aspirina®, paracetamol, etc.).

Sin embargo, en ningún caso es recomendable para tratar mal de montaña agudos.

El Ginkgo biloba se puede adquirir en herbolarios y parafarmacias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s