tabaco_01

El tabaco (I)


El humo del tabaco contiene más de 7,000 compuestos químicos. Se sabe que más de 250 de estos químicos son perjudiciales y al menos 69 pueden ser causantes de cáncer.

El tabaco es un producto de la agricultura originario de América y procesado a partir de las hojas de varias plantas del género Nicotiana Tabacum. Su consumo es principalmente por combustión y su contenido en nicotina es lo que le hace tan adictivo. Se comercializa legalmente en todo el mundo, aunque en la mayoría de los países tienen numerosas restricciones de consumo por sus efectos adversos para la salud pública.

Si fumas o frecuentas espacios con humo, comprobarás el malestar y los efectos perjudiciales que provoca el tabaco en la salud. Para dejar de fumar, lo principal es admitir y ser conscientes de los problemas que conlleva este hábito para nuestra salud y las personas que nos rodean.

Para hacernos una idea del daño que produce el tabaco, en España cada año fallecen alrededor de 50.000 personas debido a enfermedades provocadas por su consumo. Para entender mejor estas cifras, la equivalencia diaria sería de 137 fallecimientos diarios. Además se estima un mínimo de 1228 muertes atribuibles a la exposición del humo ambiental del tabaco en no fumadores, aumentando así el riesgo de padecer enfermedades crónicas como el cáncer de pulmón, enfermedades respiratorias o cardiovasculares.

La Ley anti-tabaco está extendida a muchos países; Europa, Estados Unidos o Japón, entre otros. Muchos de ellos llevan desde 2004 con la prohibición de fumar en recintos sanitarios, espacios al aire libre de centros educativos y las zonas acotadas en los parques infantiles.

Desde 1988 la OMS promueve el 31 de Mayo como Día Mundial sin Tabaco, tratando diferentes temas relacionados con el tabaco, facilitando una visión global de las numerosas facetas y la complejidad que representa este tema.

Fumadores pasivos y el humo de segunda mano

¿Qué es el humo de segunda mano?. Humo de segunda mano o humo de tabaco en el ambiente. Este humo consiste en una mezcla de dos tipos de humo que provienen de la combustión del tabaco:

  • Humo de corriente secundaria – Proviene del extremo de un cigarrillo encendido, puro, o pipa.
  • Humo de corriente principal – Es el humo exhalado por el fumador.

No se trata del mismo humo, ya que el humo que es emitido al aire desde el extremo encendido de un cigarrillo tiene concentraciones más elevadas de agentes que causan cáncer que el humo que el fumador exhala. Además, contiene partículas más pequeñas que el humo que exhala el fumador, lo que facilita su acceso a las células del cuerpo.

El humo de segunda mano ha sido asociado con el cáncer de pulmón. Existe cierta evidencia que sugiere que puede estar vinculado con la leucemia en niños y cáncer de laringe, faringe, cerebro, vejiga, recto, estómago o seno. Sabemos que los químicos del humo del tabaco alcanzan el tejido del seno, y han sido encontrados en la leche materna.

Ninguna exposición al humo del tabaco es buena, en ninguna proporción. Debido a la exposición que sufren los fumadores pasivos, se puede presentar alguno de los siguientes casos:

  • Inhalar este humo durante el embarazo aumenta la probabilidad de que una mujer presente un aborto espontáneo, nacimientos con bajo peso y otros problemas de embarazo y parto.
  •  Daño en el esperma, pudiendo reducir la fertilidad y afectar al feto.
  • Los bebés y los niños expuestos tienen mayor riesgo del síndrome de muerte súbita infantil, infecciones agudas del sistema respiratorio, infecciones de oído y ataques de asma más severos y frecuentes.
  • El hábito de fumar de los padres puede causar respiración sibilante, tos, bronquitis y pulmonía, y desacelera el crecimiento de los pulmones de sus hijos.
  • El humo afecta al corazón, vasos sanguíneos y circulación sanguínea, causando con el paso del tiempo enfermedades cardíacas o problemas cerebrales.
  • El humo de segunda mano causa cáncer de pulmón en personas que nunca han fumado. Incluso una exposición breve puede dañar las células de forma que puede iniciar algún tipo de cáncer.

Es muy importante mantener su hogar libre de humo.

Otro de los problemas es que podemos encontrar este humo en nuestro hogar.  El cuerpo en crecimiento de los niños es particularmente sensible a los venenos del humo del tabaco; asma, infecciones en los pulmones y en los oídos son más comunes entre niños que conviven con personas que fuman.

El humo de segunda mano no se puede controlar con ventilación, limpieza del aire o separando a los fumadores de los no fumadores.

 ¿Qué ocurre con los olores que surgen al fumar? Las partículas del humo de segunda mano pueden impregnarse en el polvo y en las superficies, permaneciendo allí mucho tiempo después de que el humo desaparezca, a esto se le denomina humo residual.

¿Existe alguna manera segura de fumar cigarrillos? No, todos los cigarrillos son dañinos para el cuerpo. Fumar en cualquier cantidad es peligroso, algunas personas fuman menos tratando de que su hábito resulte menos dañino, lo cual es algo que a la mayoría les resulta muy difícil lograr.

¿Son menos peligrosos los cigarrillos mentolados? Los cigarrillos mentolados no son más seguros de fumar que los demás, de hecho, éstos pueden incluso ser más peligrosos.

El mentol agregado produce una sensación de frescura en la garganta al inhalar el humo. También disminuye el reflejo de la tos y cubre la sensación de sequedad en la garganta que los fumadores a menudo presentan. Las personas que fuman los cigarrillos mentolados pueden inhalar más profundamente y mantienen el humo por más tiempo. Hay estudios que han demostrado que las personas que fuman cigarrillos mentolados suelen tener menos probabilidades de abandonar el hábito y de tener éxito cuando tratan de hacerlo.

¿Son realmente adictivos los cigarrillos?

Sí, la nicotina causa adicción. La nicotina es una droga que resulta tan adictiva como la heroína y la cocaína: Cuando se inhala en pequeñas cantidades, la nicotina produce sensaciones de placer que estimulan al fumador a fumar más.

La nicotina actúa en la química del cerebro y el sistema nervioso central, afectando el estado de ánimo del fumador. Funciona como otras drogas adictivas al inundar los circuitos cerebrales sobre la compensación con dopamina (mensajero químico). La nicotina también provoca una subida de adrenalina en una cantidad que no es suficiente como para ser notada, pero bastante como para acelerar su corazón y elevar su presión sanguínea.

La nicotina llega al cerebro en cuestión de segundos después de una bocanada, aunque sus efectos comienzan a disiparse en pocos minutos, esto es lo que con más frecuencia causa que el fumador encienda otro cigarrillo. Si el fumador no fuma de nuevo pronto, los síntomas de abstinencia atacan y empeoran con el transcurso del tiempo.

Los fumadores suelen volverse dependientes de la nicotina y experimentan síntomas físicos y emocionales (mentales o psicológicos) de abstinencia cuando dejan de fumar. Estos síntomas incluyen: irritabilidad, nerviosismo, dolor de cabeza y trastornos del sueño. Sin embargo, el indicador verdadero de la adicción es el de las personas que aún fuman a pesar de que saben que fumar es perjudicial para ellos, pues afecta sus vidas, su salud y sus familias de forma no saludable.

¿Qué hace la nicotina? En altas dosis, la nicotina es un veneno que puede causar la muerte a una persona al paralizar los músculos empleados al respirar. Pero los fumadores suelen inhalarla en pequeñas cantidades que el cuerpo puede descomponer y eliminar rápidamente. La primera dosis de nicotina hace que la persona se mantenga despierta y alerta, mientras que las dosis posteriores hacen que la persona se sienta calmada y relajada.

La nicotina puede hacer que los nuevos fumadores, así como las personas que fuman habitualmente, y que reciben una dosis excesiva de nicotina, se sientan mareados o con nauseas. Las palpitaciones del corazón en estado de reposo, en los jóvenes que fuman, aumentan de dos a tres latidos por minuto.

Además, la nicotina reduce la temperatura de la piel y disminuye el flujo de sangre en las piernas y los pies. Desempeña un papel importante en aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca o apoplejía en el fumador.

Muchas personas tienen la concepción errónea de que la nicotina es la sustancia que causa cáncer. Esta creencia puede causar que algunas personas eviten el uso de la terapia de reemplazo de nicotina al tratar de dejar de fumar. La nicotina es lo que hace y mantiene a la persona adicta al tabaco, pero son las otras sustancias en el tabaco las causantes de cáncer.

¿Quiénes son más propensos a hacerse adictos? Cualquier persona que comienza a fumar puede hacerse adicto a la nicotina. Los estudios han comprobado que las personas que empiezan a fumar durante la adolescencia son más propensas a formar un hábito.

¿Por qué dejar de fumar?

Por su salud. Se ha demostrado en numerosos estudios que el tabaco es la principal causa de enfermedad y mortalidad en los países desarrollados, por problemas cardíacos, cáncer y enfermedades respiratorias crónicas. En el tabaco se han detectado cerca de 4.000 sustancias, muchas de las cuales son perjudiciales para la salud, entre las cuales destacan:

  • Nicotina: Favorece la liberación de adrenalina, aumenta la tensión arterial y las contracciones cardíacas, pudiendo causar infarto de miocardio.
  • Alquitrán: Daña los pulmones, pudiendo originar insuficiencia respiratoria crónica, enfisema e incluso cáncer de pulmón. Es el más cancerígeno.
  • Monóxido de Carbono: Reduce la capacidad respiratoria de los pulmones y la cantidad de oxígeno que pueden transferir a la sangre.

Otras sustancias:

  • Arsénico – Veneno
  • Acetaldehido – Irritante de las vías respiratorias
  • Acetona – Solvente
  • Acroleína – Irritante de las vías respiratorias
  • Metanol – Carburante para cohetes
  • Naftalina – Antiampollas
  • Cadmio – Utilizado en las baterías
  • Cloruro de vinilo – Utilizado en los materiales plásticos, disminuye la líbido
  • Mercurio – Termómetros
  • Ácido Cianhídrico – Utilizado en las cámaras de gas
  • Tolueno – Solvente industrial
  • Polonio 210 – Elemento radiactivo
  • DDT (Dicloro difenil tricloroetano) – Compuesto principal de los insecticidas
  • Plomo – Combustión y gases de escape

Por su calidad de vida debe dejar el tabaco, evitará enfermedades cuando deje este mal hábito, mejorará la salud en general, respirará mejor, se cansará menos, se encontrará más ágil, mejorará su sentido del gusto y del olfato, el aspecto de su piel y de sus dientes y desaparecerá el mal aliento de su boca.

Dejar de fumar reduce drásticamente el riesgo de padecer cáncer de pulmón y aumenta la esperanza de vida. La mejora del estado de salud se evidencia desde los primeros meses, en las que mejora la circulación y la función pulmonar, disminuye la sensación de ahogo y la tos.

A los 30 años de abandonar el tabaco se reduce un 90% el riesgo de cáncer de pulmón, a los 50 reduce a la mitad el riesgo de mortalidad asociada en los 15 años próximos, y a los 65 aumenta en 4 años la esperanza de vida, por ejemplo.

Otro motivo no menos importante para dejar el hábito es por la economía, no fumar ahorra dinero. Un fumador de un paquete diario puede gastar aproximadamente 60 euros al mes en tabaco, lo que representa unas 700 euros al año.

Entre las ya dichas te proponemos otras razones para dejar de fumar, piénsalas:

  • Vivirás más sano durante más tiempo.
  • Evitarás la irritación y malestar en garganta, nariz y ojos.
  • Mejorará el aspecto de tú piel y dientes.
  • Mejorará tú aliento.
  • Tú ropa no volverá a oler a tabaco.
  • Recuperarás el sentido del gusto.
  • No perjudicarás a familia y amigos.
  • Superarás el reto de la adicción a la nicotina.

Dedicatoria

Dedicamos este artículo a todos aquellos que viven en primera persona los efectos nocivos del tabaco, Ánimo!.

Si quieres seguir leyendo la segunda parte de El Tabaco pincha aqui.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s