La Graviola


La Graviola es una planta que crece en el Amazonas Peruano. Su fruto es de aspecto semejante a la chirimoya, la cáscara es de color verde oscuro brillante, que se vuelve verde mate cuando está madura. La pulpa es blanda, generalmente de color blanco, con textura carnosa y jugosa, además de tener un sabor marcadamente ácido. El fruto alberga en su interior numerosas semillas de color negro que se desprenden fácilmente.

graviola02En los últimos años

El extracto de guanábana ha llegado a ser un complemento importante por tener propiedades altamente potentes para luchar contra el cáncer. Las Acetogeninas que contiene la hoja de Graviola  posee poderosos principios activos contra el cáncer. Un estudio realizado por la Universidad de Purdue en California, comparó el efecto con la Adriamicina (fármaco utilizado en quimioterapia), comprobándose que la graviola es más potente y que ayuda a matar las células cancerígenas sin dañar las células sanas, cosa que no ocurre con la quimioterapia que además ocasiona nauseas, pérdida de peso y del cabello.

Según los últimos estudios realizados a los alcaloides presentes en la corteza, hojas y semillas de este árbol, se descubrió un efecto citotóxico, lo que puede ser aprovechado para el tratamiento de diversos tipos de tumores sin atacar a las células sanas. Los alcaloides de la Graviola son especialmente útiles en la lucha contra el cáncer de páncreas, pulmones y próstata.

Tratamiento conjunto: Medicina y graviola

Todas las partes del árbol de la Graviola se utilizan en medicina natural en las zonas tropicales, incluyendo la corteza, las raíces, fruta, y las semillas de la fruta. Las diversas características y aplicaciones se atribuyen a las diversas partes del árbol:

graviola03

  • La fruta y el zumo de fruta se toman para los gusanos y los parásitos, para refrescar fiebres y como astringente para la diarrea y la disentería.
  • Las semillas machacadas se utilizan contra parásitos internos y externos, piojos y gusanos.
  • Las raíces se consideran sedativo, antiespasmódicas e hipotensoras.

Hay quien afirma que la Graviola es una planta de gran utilidad en todas sus variantes y se la considera además como:

  • Agente anti-microbial de amplio espectro contra las infecciones bacterianas y hongos.
  • Es eficaz contra los parásitos internos y los gusanos.
  • Ayuda a regular la tensión arterial.
  • Por su efecto sedativo ayuda contra la depresión, combatiendo la tensión y los desórdenes nerviosos.
  • Protege y mejora el sistema inmunológico, evitando infecciones.
  • Además es anti-espasmódico, astringente, febrífugo y vasodilatador.

Existen diversos estudios que acreditan que la fama de la Graviola como anti-cancerígeno natural. Estudios científicos realizados en la Universidad de Purdue en Indiana, USA y en Japón, han demostrado excepcionales beneficios para el tratamiento de ciertos tipos de tumores cancerosos, especialmente los localizados en el pulmón, mama, páncreas y próstata.

Tomar graviola como complemento al tratamiento contra el cáncer tiene sus ventajas:

La acción de la Acetogenina Anonacea, es potente y actúa contra las células cancerígenas y tumores, incluso frente a células que ofrecen resistencia a los tratamientos con quimioterapia, por lo tanto es un complemento ideal para este tratamiento.

La actividad citotóxica de las acetogeninas es selectiva, evitando dañar las células sanas.
Para quienes no comparten los tratamientos de tipo natural, la quimioterapia es la alternativa más viable, aunque poco a poco la graviola está ganando terreno tratándose como complemento coadyuvante al tratamiento para frenar el avance de la enfermedad. Al tomarlo como complemento, le hará sentirse más fuerte y saludable a lo largo del tratamiento.

Hay muchos países en los que se ha aceptado la graviola por su acción medicinal: Brasil, Colombia, Puerto Rico o EEUU, entre otros.

¿Cómo debe Consumirse la Graviola?
Dado que la Graviola es un producto vegetal que también limpia el estómago, se recomienda tomar las cápsulas de graviola de una manera gradual, de menos a más, con el fin de lograr que el cuerpo se acostumbre.

¿Es efectiva la Graviola contra el cáncer?

Dado que se trata de un producto natural no patentable, no es posible afirmarlo con certeza. Sin embargo, existen diversos estudios al respecto que acreditan la fama que la Graviola. Estudios científicos realizados en la Universidad de Purdue en Indiana, USA y en Japón, han demostrado excepcionales beneficios para el tratamiento de ciertos tipos de tumores cancerosos.

¿Por qué no es conocida esta planta?

Una corporación americana, multimillonaria, inició la búsqueda de una cura para el cáncer centrando su investigación en la Graviola. Todas sus partes mostraron ser útiles: hojas, raíces, pulpa y semillas han sido usadas durante siglos por los curanderos y los indígenas nativos en América del Sur, en el tratamiento de enfermedades del corazón, asma o artritis.

Ante las primeras evidencias, dicha empresa invirtió grandes sumas de dinero para probar las propiedades anti-cancerígenas del árbol y se asombró por los resultados. Parecía que se iba a convertir en la fuente de millonarias utilidades. Los estudios indicaron que después de más de 20 pruebas de laboratorio, realizadas a partir de 1970 los extractos revelaron lo siguiente:

Destruye las células malignas en 12 tipos de cáncer, incluyendo el de colon, de pecho, de próstata, del pulmón y del páncreas.

Los compuestos de este árbol demostraron actuar mejor retardando el crecimiento de las células de cáncer que el producto Adriamicina (quimioterapia).

Pero se encontraron con un obstáculo insalvable: El árbol de graviola (guanábana) es completamente natural, razón por la cual no es patentable. No fue posible obtener las jugosas utilidades que se esperaban de ella, ya que no les iban a proporcionan las ganancias económicas esperadas.

La compañía optó entonces por tratar de sintetizar dos de los ingredientes del potente anti-cancerígeno del árbol de la graviola, pero no pudieron aislarlos ni patentarlos. La compañía archivó el proyecto decidiendo no publicar los resultados de su investigación.

Uno de los científicos que participó en este estudio, estuvo en desacuerdo a la hora de zanjar las investigaciones y no publicarlas, por lo que se puso en contacto con los investigadores del Instituto de Ciencias de la Salud. A partir de aquí ellos comenzaron a investigar la posibilidad de que la graviola pudiera combatir el cáncer. La evidencia de la efectividad asombrosa de graviola y la forma como se pretendió encubrir esa verdad no se hicieron esperar, levantando una ola de indignación.

El Instituto Nacional del Cáncer realizó la primera investigación científica en 1976. Los resultados mostraron que las hojas de la graviola y sus tallos son eficaces atacando y destruyendo las células malignas. Inexplicablemente, los resultados se recogieron en un informe confidencial y nunca fueron entregados a la opinión pública.

En un periódico de Productos Naturales hicieron un seguimiento de un estudio de la Universidad Católica de Corea Sur, que decía que un elemento, un químico de la Graviola fue utilizado para matar las células de cáncer de colon de manera selectiva, con una potencia superior a la Adriamicina normalmente usada. La parte más significativa del estudio de la Universidad Católica de Corea afirma que la graviola mostró ser selectiva al atacar las células del cáncer, mientras dejaba intactas las células sanas, al contrario de la quimioterapia tradicional que ataca, sin discriminación a las células en proceso de reproducción (como las de el estómago y el cabello), causando efectos colaterales a menudo devastadores como náuseas y la pérdida del pelo.

Conclusión

Como hemos podido ver, con el consumo de las hojas de Graviola las posibilidades de obtener ciertos beneficios en algunos procesos, son muy grandes, hay estudios pre-clínicos que demuestran su actividad y en cierta forma también es avalada por la medicina tradicional.

Sin excederse en las dosis recomendadas contamos con una importante arma brindada por la naturaleza, obteniendo logros en ciertas neoplasias con esta planta, por lo que queda la expectativa de que con mayores estudios, sobre todo clínicos, y su difusión, para luchar contra estos males.

Siempre aconsejamos que cualquier complemento que tomemos paralelo a un tratamiento de medicina tradicional sea comunicado a su médico, ya que debe estar al corriente de si lo que tomamos es compatibles con el tratamiento que nos ha prescrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s