Baby

En busca de la fertilidad


La fertilidad hace referencia a la capacidad de una pareja para tener un hijo de forma natural.

Debemos de distinguir entre esterilidad absoluta, que es una imposibilidad total de que la pareja pueda concebir un hijo; como ocurre cuando las trompas están totalmente obstruidas, se ha extirpado el útero o no hay producción de espermatozoides, y la sub-fertilidad, es en la que existe un impedimento parcial para la fecundidad haciendo que la fecundidad sea más baja pero no nula.

El retraso en la edad reproductiva es quizá el principal factor que afecta a la fertilidad de hombres y mujeres. Esto trae como consecuencia que al acceder más tarde a la paternidad y maternidad, nuestras células reproductoras, óvulos y espermatozoides estén más envejecidos y ven disminuida su capacidad de fecundación, sumándose a un mayor deterioro de los órganos encargados de la reproducción.

En España se estima que casi un 15% de las parejas en edad reproductiva tiene problemas de esterilidad, existiendo cerca de un millón de parejas demandantes de asistencia reproductiva. Esta disminución de la fertilidad también agrava los datos demográficos que apuntan a un envejecimiento progresivo de la población, pues se requiere una tasa de fertilidad de 2,1 hijos por mujer cuando nos situamos en unas cifras de 1,41 hijos por mujer. Además, sólo algo más de la mitad de las parejas in-fértiles buscan una solución a su problema.

La influencia de los factores ambientales y el estilo de vida actual intervienen en la esterilidad. Existe una preocupación creciente respecto a los efectos adversos de la contaminación medioambiental sobre la reproducción humana, y muy especialmente sobre el papel de las dioxinas en la formación y maduración de los espermatozoides y en el desarrollo y crecimiento de tejido uterino fuera de éste, especialmente en trompas y ovarios.

Las parejas, cuando se encuentran en esta situación, suelen seguir dos tipos de tratamiento de reproducción asistida:

  • Inseminación artificial: Consiste en depositar espermatozoides sanos en el interior del útero, con lo que la fecundación se realiza en el interior del útero.
  • Fecundación in vitro: La unión del óvulo y el espermatozoide se realiza en un laboratorio, y una vez fecundado el óvulo se implanta en el útero materno.

Cada día más parejas encuentran dificultades para “quedarse embarazadas”, y en ocasiones buscan una alternativa en tratamientos costosos sin estar exentos de efectos secundarios.

Medicina alternativa

Desde las medicinas alternativas, también podemos aportar nuestro granito de arena para solucionar este problema de una forma sana, eficaz y sin efectos secundarios.

Por supuesto es fundamental una alimentación que nos aporte una dosis óptima de antioxidantes, por lo que debe aumentarse el consumo de frutas y verduras, y, en su defecto, apostar por algún tipo de suplementos que los aporte. Uno de los antioxidantes que más parece influir en la fertilidad tanto de hombres como de mujeres es el selenio.

Entre los alimentos más recomendables están las nueces, que aumentan la fertilidad en el varón al aumentar la calidad del esperma mejorando el número, morfología y movilidad de los espermatozoides con un consumo de media taza durante tres meses. Algunos autores relacionan este efecto con el aporte de ácidos grasos omega-3 que provoca su consumo, ya que otro estudio posterior observó que cuando se tienen unos niveles bajos de este nutriente cada vez más deficitario en nuestra dieta, menor es el número de espermatozoides, son más inmaduros y tienen una vida más corta, mejorando los parámetros cuando se vuelven a aportar estos ácidos grasos.

Asimismo, el consumo de aguacates y aceite de oliva ricos en grasas monoinsaturadas típicas de la dieta mediterránea aumenta la probabilidad de embarazo en 3,4 veces; por el contrario, quienes consumen mayores cantidades de grasas saturadas como la mantequilla y carnes rojas producen menos cantidad de óvulos.

En cuanto a los hombres, la dieta y el sobrepeso puede ser perjudicial al esperma, pues también en nosotros un alto consumo de grasas saturadas (presentes por ejemplo en la bollería o alimentos procesados) se relaciona con un volumen de espera un 43% menor y una concentración de espermatozoides en el mismo un 38% inferior a la de varones con una dieta más sana.

Fitoterapia

Dentro de la fitoterapia destacan algunos complementos para el hombre y la mujer:

Mujer

  • Ñame salvaje: Posee un principio llamado diosgenina, que se comporta en el organismo de la mujer como una “fitoprogesterona”, siendo útil para conseguir y mantener el embarazo durante el primer trimestre de éste. (La palabra progesterona viene de pro-gestación, que favorece el embarazo).

Hombre

  • Maca andina o Lepidium Meyenii:Aunque se le han otorgado propiedades afrodisíacos, éstas no se han demostrado. Mejora la calidad del esperma al inducir la espermatogénesis.

  • L-Argininia: Aumenta la producción y calidad de espermatozoides. En un estudio realizado con varios voluntarios masculinos fueron alimentados con una dieta deficiente en arginina, teniendo una reducción del 90% en el número de espermatozoides en tan sólo nueve días. Cuando se agregó este aminoácido a la dieta, el número de espermatozoides volvió a niveles normales después de varias semanas. La arginina es necesaria para aumentar la síntesis de proteínas, lo que a su vez incrementa la reproducción de las células y lo hace esencial en la formación de esperma. Varios estudios sugieren que su deficiencia puede causar esterilidad por escasez de los espermatozoides.
  • Zinc: Favorece la producción de espermatozoides, es necesario para construir la capa externa y la cola de éstos. Este mineral se pierde con cada eyaculación, por lo que una vida sexual activa y una dieta pobre en zinc puede ser causa de infertilidad en muchos hombres.
  • Selenio: Tiene propiedades antioxidantes que pueden mejorar la movilidad del esperma.
  • Vitamina C: Protege al esperma de los daños de la oxidación.
  • DHA: El semen contiene grandes cantidades de DHA, necesario para vigorizar el esperma y aumentar su motilidad.
  • Vitamina B12: Es precisa para mantener la fertilidad, ayudando a mejorar el recuento espermático.

Otros consejos …

  • Mantente en forma. Uno de los primeros consejos que se da cuando quieres quedar embarazada es evitar el sobrepeso y en general estar en buena forma física. El ejercicio diario moderado tonifica los músculos y pone en marcha el metabolismo. Es lógico que sustituir sedentarismo por ejercicio puede mejorar las funciones vitales y por tanto beneficie la fertilidad natural.
  • No al estrés. Parece ser que, efectivamente, los niveles altos de ansiedad pueden alterar la intercomunicación hormonal en las mujeres y causar ovulaciones irregulares y contracciones uterinas que pueden impedir la implantación de los embriones. En los hombres, el estrés se puede ver reflejado en una reducción en la cantidad y la calidad de los espermatozoides.

  • Acupuntura: Según investigaciones realizadas con pacientes en Alemania, la acupuntura puede ayudar a aumentar la circulación sanguínea en el útero y a relajar el tejido muscular, beneficiando de esta manera la implantación embrional.

La medicina tradicional china es una muy buena opción, pues duplica las posibilidades de conseguir un embarazo en mujeres con problemas de fertilidad en comparación con la medicina occidental, según un estudios de la Universidad de Adelaide. Tras cuatro meses de tratamiento, se observó que el 60% de las mujeres que habían seguido un tratamiento con medicina china habían logrado con éxito un embarazo, en comparación con el 30% de aquellas que habían seguido un procedimiento de fertilización in vitro o habían tomado medicamentos para la fertilidad. Existe evidencia de que la estimulación que producen las agujas aumentaría el flujo sanguíneo del útero.

  • Tabaco: Muchos estudios afirman que el tabaco reduce la fertilidad tanto en el hombre como en la mujer. El tabaco disminuye la calidad del esperma en el hombre. En la mujer, el tabaco altera los niveles hormonales, disminuyendo los estrógenos, influyendo negativamente en la maduración folicular, la calidad ovocitaria y posteriormente la implantación del óvulo fecundado.
  • El consumo de aguacates y aceite de oliva ricos en grasas monoinsaturadas típicas de la dieta mediterránea aumenta en 3,4 veces la probabilidad de embarazado en mujeres.

Por último

Recordar que debemos observar con detenimiento los ciclos menstruales de las mujeres, así como diversos aspectos emocionales y mentales, ya que un acercamiento integral es tan importante como las plantas o suplementos utilizados en el tratamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s