lapiel08

La Piel (II)


Cuidado de la piel según la época del año

Verano

Es conocido que la protección solar es el gran secreto para mantener la piel joven, además de ayudarla a prevenir el cáncer de piel, las manchas, pecas o arrugas prematuras y evitar un cutis cansado.

A la hora de elegir un protector solar nos debemos fijar en nuestro estilo de vida, por ejemplo:

  • Crema, de fácil aplicación aunque tarda en absorberse.
  • En barra, es perfecto para retoques rápidos y zonas difíciles como la nariz, o la frente.
  • Toallitas, muy prácticas para viajes.
  • Combinado de cremas hidratantes y filtros solares.
  • Maquillaje, como bases, labial, bálsamos o hidratantes con color.

Modo de uso:

Se aplica con la tez  limpia y previamente humedecida, siempre utilizando la cantidad necesaria de protector. Recordemos que se aplica en el rostro, orejas, frente y mentón, para evitar los “parches blancos”. Se debe aplicar siempre con movimientos circulares hasta que el producto sea absorbido completamente.

A sun made with suncream at the shoulder (shallow dof)Hay que tratar de aplicar el protector solar al menos 30 minutos antes de salir a la calle para que puede realizar el efecto deseado.  Una vez aplicado se puede comenzar con la rutina habitual para maquillarse.

Hemos de acostumbrarnos a usar protección solar todo el año y, sobre todo, cada vez que nos expongamos al sol. Los días de invierno y nublados la piel sigue siendo susceptible a los rayos solares. Cada dos horas se debe re-aplicar la protección solar, insistiendo más aún cuando vamos a la playa, piscina, montaña o simplemente cuando sudemos,  así mantendremos bien protegida la piel contra el sol.

Un ejemplo de rutina de belleza de día o de noche:

Limpiadores: Los hay en crema, leche, espuma y hasta con micro-exfoliantes. Asegúrate de limpiarte bien la cara todos los días y en especial, por la noche.

Sueros faciales: Contienen nutrientes que son necesarios para una piel fresca y sana. Aplícalo después de lavarte la cara, secándola bien ya que son absorbidos más rápidamente y sirven como una “base” para el resto de la rutina.

La mayoría de ellos puede ser usados todos los días pero hay otros tipos de serums que deben usarse con un día de intermedio o un par de veces por semana por la noche; por ejemplo, aquellos que contienen vitamina C, sueros blanqueadores o para tratar las líneas de expresión en pieles maduras.

Cremas hidratantes: Se encargan de mantener tu piel humedecida a todas horas. No olvides que las hidratantes son el paso primordial para una tez cuidada.

Contorno de ojos: Se recomienda utilizarla dos veces al día. Se aplica con el dedo anular y dando ligeros golpecitos hasta que se absorba completamente.

Tratamientos específicos: Lo aconsejable es utilizar estos productos por la noche y de acuerdo a tus necesidades (arrugas, acné, manchas, espinillas). Aunque sus componentes sean agresivos, tu piel se mantendrá humectada gracias a los pasos anteriores.

Otros productos:

Protectores solares: Ocurra lo que ocurra, nunca dejes el protector solar por la mañana. Úsalo al menos 15 minutos antes de salir y extiéndelo hasta cuello, orejas y escote.

Exfoliantes: Es la manera más sencilla de lograr una piel suave, dependiendo de los ingredientes y texturas puedes hacerlo tres veces por semana como máximo.

Mascarillas: La frecuencia de su uso depende de los ingredientes que contenga la mascarilla.

Peelings: Una vez por semana o cada 15 días es lo recomendable, sin embargo, siempre se aconseja que sean productos naturales que no afecten al equilibrio de la piel.

Invierno

El invierno y las bajas temperaturas es una época en la que hay que seguir cuidándose el cutis ante las inclemencias del tiempo. El invierno es quizás considerado como una estación del año inofensiva, en la que difícilmente podremos encontrar algún factor negativo. Además, como estamos más arropados y con casi nada de piel expuesta al exterior, menos consideraciones se tendrá con éste, el llamado tercer pulmón. Ello denota la falta de información con respecto a cómo debemos cuidar nuestra piel durante el año, sin importar la estación por la que estemos atravesando o si está o no el sol constantemente sobre nosotros.

Durante los meses de frío, se vuelven más notorios algunos factores que son propios de la estación (frío, viento, humedad, cambios bruscos de temperatura o sequedad por la calefacción) y que afectan de forma negativa a la piel.

Este conjunto de factores provocan que la piel se seque lo que propiciará que la piel un envejecimiento mayor.

La mayoría de las personas creen de forma errónea que durante el invierno la piel no requiere de tantos cuidados, ya que al no tener el sol la misma fuerza que en verano, no hay necesidad de utilizar protección solar.

Consejos

Es necesario hidratar adecuadamente todo el cuerpo con cremas, especialmente cara, manos y labios, pues son estas tres partes las que están más expuestas a las bajas temperaturas. Para lograrlo se han de usar productos que ayuden a retener el agua en la piel.

Realizar duchas cortas y evitar el agua muy caliente. Además, es sugerido el uso de jabones que ayuden a evitar la sequedad de la piel y tratar de protegerse con ropa apropiada, protectores solares y cremas hidratantes del sol, el viento, el frío, la humedad y las radiaciones ultravioleta.

Protección natural

Para lograr protegerse de los cambios bruscos de temperatura lo aconsejable es utilizar algunos principios activos como el aceite de oliva, maíz, almendras, lino, trigo u onagra, los que tendrán la finalidad de ser una protección natural y nutritiva para la piel.

Al mismo tiempo, otros principios activos de acción emoliente y que ayudan a retener agua manteniendo así una adecuada hidratación de la piel, son las plantas ricas en mucílagos, pectinas y almidón. Entre ellas destaca al nogal, lino, ortiga blanca, hamamelis, escaramujo, zarzamora, rosa roja, llantén, violeta, etcétera,  ya que forman una barrera protectora sobre la piel, siendo muy indicadas para pieles secas.

La dueña de Sabiduría Natural sentencia que hay elementos especiales que pueden ser utilizados para combatir el daño que produce el frío sobre la piel. A modo de ejemplo dice que las cremas para las manos de aceite de almendras, manteca de cacao y esencia de lavanda son las más destacables.

¿Qué factores afectan a nuestra piel?

Son diversas las causas que dañan de alguna manera la piel, entre ellas:

Los Problemas Alimenticios: La mayoría de enfermedades de la piel son producidas por el bajo consumo de alimentos que ayudan a mantener en buen estado la piel como, las vitaminas A, E, C, los Minerales como son el calcio, selenio, las proteínas o el beta-caroteno.

La Polución Atmosférica: La contaminación puede causar daños en la piel ya que, al contacto con partículas contaminantes (radicales libres) se generan reacciones perjudiciales.

El Estrés: Es un estado de tensión del organismo por algún factor externo que no le permite realizar sus actividades normalmente, pudiendo ocasionar alteraciones vasculares o problemas circulatorios entre otros, lo cual hace que la piel se deteriore.

La Radiación Solar: Algunas personas se exponen al sol durante horas sin ningún tipo de protección lo cual genera quemaduras, irritaciones, melanomas y hasta puede llegar a generar cáncer en la piel. No olvidemos que la exposición solar es la mayor causa de envejecimiento de la piel.

Productos Químicos: Algunas personas por cuestiones laborales o simplemente en el hogar manipulan productos químicos o de limpieza, los cuales son tóxicos y les causan irritaciones en la piel.

Los Tóxicos: Hacen referencia al tabaco, alcohol y a otros sustancias nocivas para la salud, las cuales afectan al organismo, viéndose reflejado en la piel.

Cuanto más limpio se encuentre el organismo, más sana y joven será su piel.

El sol, los detergentes y la edad afectan

Siempre nos cuidamos de que nuestro pelo esté limpio y brillante, de tener la tez bien hidratada, maquillada a la perfección y que denote juventud, el cuello adornado con un bonito collar y las orejas con unos preciosos pendientes.

Pero, ¿y las manos?. Al mirarte las manos puedes sentirlas poco suaves o con algunas manchas que pueden apreciarse sin tener que ver con la edad. Las manchas aparecen con los años y se producen por la radiación solar. Cualquier mancha es parte del daño solar en la piel, es fundamental que comencemos a cuirdárnoslas desde jóvenes para prevenir este daño, tratando en la medida de lo posible, de exponerse lo menos posible al sol y usando frecuentemente protección solar.

lapiel11Al ser una zona que está muy expuesta a los factores ambientales, debemos hidratarla constantemente y no sólo las manos, sino también a las uñas, parte importante de estas extremidades que también puede llegar a secarse con el paso del tiempo.

A lo anterior se suma el uso de los detergentes, productos que también resecan y parten la piel. Alrededor del 90% de las alergias son dermatitis por contacto con detergentes. Para evitar este problema, se aconseja el uso de guantes de caucho y sacarse los anillos al lavar la loza, ya que muchas veces se originan hongos debajo de la joya al quedar residuos de detergente y agua allí.

Labios sanos

Se llega a considerar atractivo morderse los labios, humedecerlos de vez en cuando o pintarlos, todo ello puede llevar a infecciones y problemas en la estética. Los labios necesitan especial atención y cuidados, tanto en hombres como en mujeres.

Para tener una boca sana no sólo basta con lavarse los dientes, los labios deben recibir cuidados especiales para tener una higiene y salud.

Los labios poseen diversas características que los hacen únicos y diferentes, por lo tanto, hay que ponerles atención de igual forma que al resto del cuerpo.

La histología (estudia los tejidos orgánicos) de los labios es diferente a la del resto de la piel: son más sensibles, vulnerables y carecen de melanina, por lo que no poseen las mismas defensas ni el color que la mayoría de la dermis. Se podría definir como una mucosa labial, cuenta que tiene escasas glándulas sebáceas y por eso esta parte del cuerpo es seca y requiere de constante humectación.

Posee gran capacidad de crecimiento, los labios se regeneran cuatro veces más que el resto de la piel, son delgados y por lo tanto, poseen más rapidez en dañarse. No obstante, hay que tener en cuenta que así como se regeneran, los labios también tienen la propiedad de decrecer un milímetro cada cinco años, siendo ésta una característica más de la vejez.

Labios Enfermos

Por diferentes factores se pueden producir una serie de anormalidades labiales:

  • Alergias a dentífricos o enjuagues bucales, los que podrían hacer que esta parte de la boca se resienta al momento de entrar en contacto.
  • Uso de cosméticos, provocando también alergias por contacto.
  • La hidratación incorrecta produce sequedad de la mucosa, llegando a producir dolor o incluso sangrado.

Según dónde vivamos nuestros labios sufren más o menos, por ejemplo, si vivimos en zona de playa, se nos dañará má el labio inferior, siendo el labio inferior el que se sufra más en zonas donde haya nieve. Por ello, debemos tener un especial cuidado con el reflejo de los rayos solares si no tenemos bien protegidos nuestros labios, pudiendo provocarnos herpes.

Labios Sanos

La higiene es fundamental para lucir labios saludables, es necesario limparlos con un cepillo muy suave, realizando un masaje, esto provocará el aumento de la circulación y por tanto de su volumen.

De día, como hidratante natural, se aconseja usar compresas de papaya o piña, además de protectores solares que contengan vitamina E.

Durante la noche, es bueno aplicarse hidratantes de cacao con aceite de oliva, esto funcionará como una crema reparadora mientras duermes.

Otra opción para mejorar la salud de nuestros labios es auto-aplicarnos un masaje a base de suaves pellizcos.

Consejos para mantener sanos nuestros labios:

  • Evitar quitarse los pellejos que nos quedan por quemaduras o sequedad, pueden llegar a provocar sangrado e infecciones.
  • Evitar mojarse los labios con saliva ya que contiene bacterias y un PH diferente al de la mucosa labial.
  • Una buena elección de lápiz labial, a poder ser hipoalergénico, sin conservantes ni colorantes y cambiarlo cada 6 meses.
  • Secar y lavar los labios luego de comer alimentos ácidos o salados, podrían irritar la piel.

Propiedades de algunos productos de cosmética natural

  • Aloe vera: Posee propiedades anti-inflamatorias, hidratantes, calmante y protector.
  • Argán: Es hidratante, reafirmante, proporciona elasticidad de la piel, promueve la renovación celular, anti-arrugas y proporciona luminosidad a la piel.
  • Manteca de Karité: Es regenerador, ayuda a ablandar las zonas con durezas, además de proporcionar a la piel un efecto protector.
  • Caléndula: Suavizante, calmante y protectora, además de regeneradora, anti-inflamatoria, cicatrizante y antiséptica.
  • Manzanilla: Propiedades suavizantes y calmantes.
  • Aceite esencial de limón: Es un gran antiséptico, equilibrando la secreción de grasas, purificando y actuando como un tónico regenerante.
  • Coco: Hidratante, suavizante y nutritivo.
  • Aceite esencial de eucalipto: Antiséptico y estimulante.

Conclusión

Debemos cuidarnos por dentro y por fuera, sin olvidarnos de ninguna parte de nuestro cuerpo, ya que cada una nos proporciona grandes beneficios con pocos cuidados.

lapiel09

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s