Archivo de la etiqueta: acné

Aceite de Argán, el oro líquido


El aceite se extrae de las semillas del árbol de Argania Spinosa, que sólo crece en el suroeste de Marruecos. El aceite de argán es por su contenido en insaponificables perfecto para el cuidado de las uñas y por su contenido en vitamina E ideal para combatir el envejecimiento y la sequedad de la piel. Con más de 80 millones de años de antigüedad, el argán es un árbol único en su género en el mundo, pudiendo llegar a alcanzar entre 8 y 10 metros de altura y vivir unos 150 a 200 años.

Argan01El argán da sus frutos entre Mayo y Junio. Éstos tienen un aspecto parecido a la aceituna pero de mayor tamaño y más redondeadas. Encierran una almendra muy dura que, a su vez, contiene hasta tres semillas de las que se extraerá el aceite.

Cuando los frutos están secos, se retira la pulpa para extraer la almendra, descascarillarla con medios manuales y conseguir sus semillas. Éstas se tuestan, se muelen y se prensan para conseguir el aceite de argán alimentario. Esta torrefacción le confiere al aceite una fragancia característica a avellana y un color dorado. Para elaborar el aceite cosmético, no se tuestan las semillas y se prensan en frío. De ahí que el aceite de argán cosmético tenga un color más neutro y su olor sea tan tenue.

Es también llamado “oro líquido” por sus propiedades para el cabello, cosméticas y alimenticias. Para conseguir el beneficio pleno del aceite de Argán sobre el cuerpo, es preciso que se trate del aceite de Argán virgen, puro y 100% natural. El aceite de Argán es válido para todo tipo de pieles, penetrando rápidamente en la piel dejándola hidratada y sin engrasar. Se puede aplicar diariamente en las uñas, cara, cuerpo y pelo.

Parabenos_02Destaca por su poder para nutrir, hidratar y rejuvenecer nuestra piel, dotando de gran luminosidad natural y actuando como un potente anti-arrugas. Resulta recomendable por lo tanto incluso para las personas que tienen piel grasa y acné con resultados muy favorables en la recuperación de marcas o cicatrices.

En el masaje corporal, nos permite obtener el beneficio de la vitamina E, aportando hidratación, nutrientes y suavidad a la piel después del baño o de la ducha. Se recomienda su uso en quemaduras solares e irritaciones cutáneas; el aceite aliviará la sensación de ardor, picor, quemazón y tirantez.

También beneficiará por su contenido en vitamina A, en caso de uñas quebradizas o abiertas en capas, las fortalece y protege de las agresiones externas.

En el caso del cabello actúa dotándolo de mayor resistencia, brillo e hidratación, gracias a su contenido en vitamina E y en ácidos grasos esenciales. Proporcionará brillo al cabello seco, apagado y quebradizo.

Efectos del Aceite de Argán:

  • Protector y regenerativo de la piel, suavizando, hidratando y aportando brillo a la piel.
  • Estimula la oxigenación de la piel y aporta elasticidad
  • Irritaciones cutáneas como acné, eczemas, estrías, quemaduras o psoriasis.
  • Antiséptico y fungicida, protegiendo la piel de las agresiones externas.
  • Restaura la capa hidrolipídica cutánea y aumenta el contenido de las células.
  • Endurece las uñas y fortalece el cabello.

Consejos para el cuidado de la piel, uñas y cabello:

Cabello:

Aplicar directamente una gota sobre el mismo o de forma más intensa 30 minutos antes de lavarlo.

Piel:

Aplicar aceite de Argán una hora antes de la ducha.

Uñas:

Aplicar aceite de Argán con zumo de limón antes de acostarse.

¿Cómo elegir un buen aceite de argán cosmético?

La elección de un aceite de argán es sencilla, basta con seguir tres criterios básicos:  color, olor y capacidad de penetración.

El aceite de argán se caracteriza por un color natural dorado parecido al del aceite de albaricoque. Si el aceite es demasiado claro, nos indica el exceso de refinado y si por lo contrario el aceite es demasiado oscuro, será un aceite que ha sido calentado.

Un buen aceite de argán cosmético carece de olor extraño o desagradable; no huele, ni a tostado ni a cabra, esto es señal de que ha sido prensado en frío de semillas no tostadas. Los olfatos más sensibles pueden percibir un olor sutil que es el del fruto del argán.

El aceite de argán se caracteriza por su capacidad de hidratación profunda. Contrariamente a otros aceites, no engrasa la piel. Una simple aplicación y un suave masaje circular consiguen su total penetración al cabo de un par de minutos.

Otros usos del Aceite de Argán, Argán – Dietético y Argán – Alimenticio

El aceite de Argán se utiliza culinariamente como un aceite más, bien para cocinar o bien para decorar en general.

Contiene 80% de ácidos grasos insaturados del tipo oléico y linoléico, también llamado esencial porque no puede ser sintetizado por el organismo y debe ser aportado por la alimentación.

Argan04Si lo comparamos con el aceite de oliva con el aceite de argán, este último tiene mayor concentración de ácidos grasos esenciales y ácidos linoleicos en asociación natural. Los ácidos grasos insaturados esenciales, es decir aquellos que el organismo no puede sintetizar por sí solo y deben obtenerse de un aporte externo (dieta o cosméticos), son nutrientes vitales que están involucrados en procesos fisiológicos y bioquímicos relacionados con la regeneración de tejidos. Desarrollan un papel importante para atenuar las cicatrices, arrugas, además de aportar a la piel tersura y suavidad.

Se le atribuyen las siguientes propiedades dietéticas:

  • Antioxidante
  • Reduce los dolores articulares y reumáticos.
  • Estimula la capacidad cerebral.
  • Reduce el LDL o colesterol malo por su contenido en ácido oléico. Algunos estudios demuestran que 2 cucharas de sopa diaria de aceite de Argán durante un mes puede reducir considerablemente el nivel de colesterol sanguíneo.
  • Facilita la digestión, aumentando la concentración de pepsina en el tubo digestivo.
  • Reduce la hipertensión

Posibles propiedades anticancerígenas

Científicos gaditanos y marroquíes trabajan en un proyecto de cooperación cuyo objetivo es analizar las propiedades anti-cancerígenas del aceite de argán.

El objetivo de este estudio, es determinar si el aceite de argán tiene propiedades anticancerígenas, para ello trabajan con extractos químicos del aceite. Una vez purificados, aplican estos componentes a los cultivos celulares tumorales con el fin de estudiar su reacción y su posterior comportamiento. En función de los resultados in vitro, estos científicos diseñarán un modelo experimental en ratas con tumores malignos, comprobando el efecto anti-tumoral in vivo.

Las hipótesis propuestas en la investigación se encaminan a conocer si el consumo de ese aceite tendría un efecto preventivo sobre los tumores más frecuentes, tales como los cánceres de mama, pulmón y colon.

Anuncios

Propiedades y aplicaciones dermatológicas del Aceite de Rosa Mosqueta


El aceite de Rosa Mosqueta goza de amplio reconocimiento en el mundo de la cosmética por las propiedades beneficiosas que ejerce sobre la piel. Se trata de un aceite de características peculiares obtenido por expresión de las semillas de los frutos de la Rosa Mosqueta (Rosa Rubiginosa), planta silvestre de origen oriental que ha desarrollado en vastas regiones americanas, especialmente en los Andes Patagónicos.

El color del aceite varía desde el amarillo anaranjado hasta rojizo, con un agradable y delicado aroma característico de las semillas de donde se obtiene.

La composición química de este aceite vegetal puro, extraído por prensado, se caracteriza por una elevada concentración de ácidos grasos insaturados (70-90%) y saturados (entre 4-7%); destacando entre los primeros los ácidos linoleico, linolénico, palmítico y palitoleico, los cuales juegan un papel importante como agentes revitalizadores de la piel y en la síntesis de colágeno, participando además en la regulación del crecimiento celular y en la regeneración de tejidos.

También se ha confirmado analíticamente la presencia de tocoferoles, carotenos y vitaminas; especialmente la vitamina C; siendo el ACIDO TRANSRETINOICO (Tretinoína natural o vitamina A activa) el componente más notable desde el punto de vista dermatológico, por su capacidad regeneradora de la piel y por el incremento del flujo sanguíneo asociado a una mayor microvascularización de los tejidos.

El aceite de Rosa Mosqueta actúa a diferentes niveles de la piel: brindando flexibilidad a la superficie cutánea; mejorando notablemente la hidratación superficial ya que actúa sobre el factor natural de humectación, reforzando la barrera protectora de las ceramidas en el interior de la epidermis, reduciendo la pérdida de agua en la piel y por su elevada capacidad de penetración, favorece la hidratación profunda de las zonas de la piel donde se producen las arrugas, es decir, mejora sensiblemente la hidratación general de la piel.

Además, el aceite de Rosa Mosqueta ejerce una notable acción revigorizante sobre los fibroblastos, células dérmicas que producen colágeno, elastina, ácido hialurónico y que son responsables de la firmeza y elasticidad de la piel.

De lo anteriormente expuesto, se deduce que su aplicación resulta de utilidad no solamente en el ámbito de la Cosmetología, sino también en el tratamiento de diferentes afecciones dermatológicas:

  • Reducción o atenuación de arrugas y líneas de expresión.
  • Tratamiento y prevención de las estrías en los pechos y abdomen, que suelen aparecer durante el último trimestre de gestación.
  • Fotoenvejecimiento (manchas oscuras o de pigmentación de la piel por exposición solar). La aplicación del aceite de Rosa Mosqueta atenúa sensiblemente dichas manchas, pudiendo llegar a desaparecer totalmente en muchos casos al cabo de un tiempo de tratamiento.
  • Tratamiento de piel seca y eczemas: en casos de deshidratación cutánea y aparición de eczemas debido a cambios repentinos en las condiciones ambientales de humedad y temperatura, especialmente en climas fríos y secos. Su aplicación periódica resulta altamente beneficiosa en casos de eczema atípico, dermatitis irritativa, eczema seborreico, eczema varicoso y el eczema discoideo. En todos estos casos, actúa reduciendo o eliminando la descamación de la piel y la ligera hinchazón que acompaña a las zonas afectadas. También alivia la picazón.
  • Tratamiento de las escaras producidas por la psoriasis: el aceite de Rosa Mosqueta contribuye a la normalización de la piel en las zonas afectadas.
  • Tratamiento de marcas de quemaduras y cicatrices producidas por el acné: la aplicación del aceite acelera la recuperación del aspecto normal de la piel.
  • Tratamiento de cicatrices quirúrgicas y queloides: la aplicación sistemática del aceite devuelve la elasticidad y el color natural de la piel, al tiempo que disminuye el engrosamiento de la epidermis lográndose una notable reducción en la formación de cicatrices post quirúrgicas antiestéticas. Es por ello que goza del reconocimiento de cirujanos plásticos en todo el mundo.
  • Activación de la autogeneración de melanina en pacientes con cáncer cutáneo por exposición a las radiaciones solares (acción preventiva y correctiva).
  • Redistribución de la pigmentación dérmica, con la consiguiente desaparición de las manchas de la piel como melasmas, cloasmas y lentigos.
  • Los efectos más notables del aceite de Rosa Mosqueta, tales como la regeneración cutánea y la activación de la circulación sanguínea asociados a una nutrición óptima, permiten el restablecimiento del espesor normal de la piel recuperando su tersura natural, lubricación e hidratación óptimas.

Las propiedades citadas del aceite de Rosa Mosqueta son aprovechadas por la cosmética moderna en la preparación de:

Cremas nutritivas

Cremas de limpieza

Cremas corporales y de manos

Cremas humectantes

Cremas para párpados

Pantallas solares

Protectores labiales

Jabones y Shampoo